Decoración

8 tips para elegir los muebles perfectos para tu casa

¿A quién no le pasó de comprar un mueble y arrepentirse? Parece algo sencillo, pero desde la necesidad de un mueble, la realización de la compra y la instalación tienen que existir una serie de pequeños análisis que te ayuden a no equivocarse.

No es solamente el tamaño del mueble, también es el estilo, la forma, el material, el color y, por supuesto, la ubicación exacta. Y, por si fuera poco, el mueble que compres tiene que serte útil, funcional, práctico. No hay nada más terrible que comprar un mueble que al final no sirve para lo que necesitábamos, o que desentona, o que te quita mucho espacio, o que resulta muy tosco, o muy frágil.

Te pasamos unos consejos básicos y verdaderamente útiles. Recuerda tenerlos en cuenta cuando tengas que comprar muebles.

1. A medir!

Sea para el living, la cocina o el dormitorio, lo primero que hay que hacer es saber exactamente las medidas del espacio que ocupará el mueble. Ya habrás visto que todo buen decorador no sale de su casa sin su metro en el bolsillo. Medir el ancho y el largo y anotarlo, porque generalmente después se olvida.

 

2. Lápiz y papel

En caso de que vayas a amoblar de cero, lo más profesional que podés hacer es un plano. Tanto si ya tenés algunos muebles como si no, el dibujo te orienta muchísimo sobre las posibilidades y limitaciones de tu ambiente. Si tenés papel cuadriculado, mejor. Tené en cuenta, a la hora de hacer las proporciones, de no amontonar muebles en el dibujo, porque en vivo y en directo pueden cambiar bastante las cosas.

 

3. Cuidado con las aberturas

Algo que hay que tener en cuenta es que si un mueble queda al lado de la puerta o la ventana, resulta un estorbo. Entonces hay que correr todo un poco más allá, de lo cual se te descompensa la decoración del otro lado y así sucesivamente. Claro, nada de esto pasa si elegís un mueble a medida.

 

4. Visualizar el futuro

Y sí, el diseño de interiores tiene que tener en cuenta el para qué de cada cosa. Incluso si se trata de un mueble para poner adornos, tiene que estar perfectamente ubicado y en equilibrio con el todo. Si no sabés qué tipo de mueble querés para tu casa, hasta podés probar dibujando con tiza en el piso, o colocando en la pared lo que sería el contorno probable. Y, demás está decir, aguzá tu sentido crítico. Que no sea que por un enamoramiento fugáz que luego arruine tu living.

5. Pensá en tu estilo

Puede pasar que te encuentres con un ambiente muy neutro o, por el contrario, muy ecléctico, y no sepas qué estilo tenés que elegir para tu mueble nuevo. Un parámetro es la luz de la habitación: la creación de espacios luminosos es un parámetro que no falla nunca. Por otra parte, si las paredes son blancas, podés jugar con el color del mobiliario y sus accesorios. Una base neutra admite muchas más variables que un ambiente de carácter definido.

6. Mueble como inversión

La calidad es importante en los muebles. Un tapizado de baja calidad probablemente se arruine rápidamente. Pensá en el uso que darás a tus muebles y si habrá niños que puedan rayarlos, golpearlos, ensuciarlos o quebrarlos. No conviene comprar muebles delicados si hay niños pequeños en la casa. Tampoco estructuras que puedan resultar peligrosas. Más vale vivir tranquilos y dejar que los niños sean niños. Por otra parte, si vivís en una zona húmeda tratá de que los materiales de los muebles resistan esta característica.

 

7. Formas y materiales

Podés encontrar muebles contemporáneos, vanguardistas, rústicos o clásicos. Los muebles modernos son aquellos que adhieren a lo neutro. En esta categoría encontrarás materiales como la madera, el vidrio, el acrílico, el laqueado o el metal, con una variación escasa de colores entre la gama del beige, el gris y el blanco. Los vanguardistas, ofrecen formas y colores que se destacan, por lo que son ideales para ambientes neutros.

 

8. Elegir en función del uso

Para los dormitorios, una manera sencilla de solucionar el tema de la elección de muebles es hacerlo en función de la cama. De esta manera podrás elegir de manera simétrica y equilibrada las mesitas de luz, el armario, la cómoda, y los accesorios que apliques luego.

 

Como consejo final, te decimos que no temas combinar texturas o colores. A veces comprar todo igual que en los catálogos puede resultar demasiado impersonal. Dale tu toque propio a tu casa; eso sí, con criterio estético y sentido espacial. Y si te equivocás, no importa, porque de los errores es que aprendemos.

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *