8 tips para elegir los muebles perfectos para tu casa

¿A quién no le pasó de comprar un mueble y arrepentirse? Parece algo sencillo, pero desde la necesidad de un mueble, la realización de la compra y la instalación tienen que existir una serie de pequeños análisis que te ayuden a no equivocarse.

No es solamente el tamaño del mueble, también es el estilo, la forma, el material, el color y, por supuesto, la ubicación exacta. Y, por si fuera poco, el mueble que compres tiene que serte útil, funcional, práctico. No hay nada más terrible que comprar un mueble que al final no sirve para lo que necesitábamos, o que desentona, o que te quita mucho espacio, o que resulta muy tosco, o muy frágil.

Te pasamos unos consejos básicos y verdaderamente útiles. Recuerda tenerlos en cuenta cuando tengas que comprar muebles.

1. A medir!

Sea para el living, la cocina o el dormitorio, lo primero que hay que hacer es saber exactamente las medidas del espacio que ocupará el mueble. Ya habrás visto que todo buen decorador no sale de su casa sin su metro en el bolsillo. Medir el ancho y el largo y anotarlo, porque generalmente después se olvida.

 

2. Lápiz y papel

En caso de que vayas a amoblar de cero, lo más profesional que podés hacer es un plano. Tanto si ya tenés algunos muebles como si no, el dibujo te orienta muchísimo sobre las posibilidades y limitaciones de tu ambiente. Si tenés papel cuadriculado, mejor. Tené en cuenta, a la hora de hacer las proporciones, de no amontonar muebles en el dibujo, porque en vivo y en directo pueden cambiar bastante las cosas.

 

3. Cuidado con las aberturas

Algo que hay que tener en cuenta es que si un mueble queda al lado de la puerta o la ventana, resulta un estorbo. Entonces hay que correr todo un poco más allá, de lo cual se te descompensa la decoración del otro lado y así sucesivamente. Claro, nada de esto pasa si elegís un mueble a medida.

 

4. Visualizar el futuro

Y sí, el diseño de interiores tiene que tener en cuenta el para qué de cada cosa. Incluso si se trata de un mueble para poner adornos, tiene que estar perfectamente ubicado y en equilibrio con el todo. Si no sabés qué tipo de mueble querés para tu casa, hasta podés probar dibujando con tiza en el piso, o colocando en la pared lo que sería el contorno probable. Y, demás está decir, aguzá tu sentido crítico. Que no sea que por un enamoramiento fugáz que luego arruine tu living.

5. Pensá en tu estilo

Puede pasar que te encuentres con un ambiente muy neutro o, por el contrario, muy ecléctico, y no sepas qué estilo tenés que elegir para tu mueble nuevo. Un parámetro es la luz de la habitación: la creación de espacios luminosos es un parámetro que no falla nunca. Por otra parte, si las paredes son blancas, podés jugar con el color del mobiliario y sus accesorios. Una base neutra admite muchas más variables que un ambiente de carácter definido.

6. Mueble como inversión

La calidad es importante en los muebles. Un tapizado de baja calidad probablemente se arruine rápidamente. Pensá en el uso que darás a tus muebles y si habrá niños que puedan rayarlos, golpearlos, ensuciarlos o quebrarlos. No conviene comprar muebles delicados si hay niños pequeños en la casa. Tampoco estructuras que puedan resultar peligrosas. Más vale vivir tranquilos y dejar que los niños sean niños. Por otra parte, si vivís en una zona húmeda tratá de que los materiales de los muebles resistan esta característica.

 

7. Formas y materiales

Podés encontrar muebles contemporáneos, vanguardistas, rústicos o clásicos. Los muebles modernos son aquellos que adhieren a lo neutro. En esta categoría encontrarás materiales como la madera, el vidrio, el acrílico, el laqueado o el metal, con una variación escasa de colores entre la gama del beige, el gris y el blanco. Los vanguardistas, ofrecen formas y colores que se destacan, por lo que son ideales para ambientes neutros.

 

8. Elegir en función del uso

Para los dormitorios, una manera sencilla de solucionar el tema de la elección de muebles es hacerlo en función de la cama. De esta manera podrás elegir de manera simétrica y equilibrada las mesitas de luz, el armario, la cómoda, y los accesorios que apliques luego.

 

Como consejo final, te decimos que no temas combinar texturas o colores. A veces comprar todo igual que en los catálogos puede resultar demasiado impersonal. Dale tu toque propio a tu casa; eso sí, con criterio estético y sentido espacial. Y si te equivocás, no importa, porque de los errores es que aprendemos.

Living moderno con uso de colores claves

El livng es “la columna vertebral” de todo hogar, no importa si es una casa o departamento. Allí se recibe a los invitados, donde se socializa, donde se reúne la familia y donde también uno busca relajarse después de una ardua jornada laboral.

Por estas razones, el espacio merece un poco más de atención, ya sea en cuanto a los muebles, accesorios, colores y otros detalles que marcan la diferencia.

Estas imágenes que te servirán de inspiración para cuando debas elegir los colores ideales para convertir tu living en un espacio moderno y acogedor.

Esta fotografía muestra una habitación aparentemente sobria pero en la que los colores rojo y granate le dan mucha vida.

Los tonos grises, que van de claro a oscuro, se mezclan armoniosamente con el beige de las paredes permitiendo crear dos planos separados. Si bien su presencia es dominante, se rompe gracias a los colores vivaces que de accesorios, sillones, cuadros y techo.

Estas dos fotos permiten apreciar como la mezcla de colores le da dinamismo a la sala de estar, pero a su vez un muy toque sofisticado.

Esta otra imagen corresponde a un living de personas que prefieren colores neutros de fondo, pero con detalles de tonos más vibrantes, de forma tal que se le da equilibrio cromático al espacio.

Sin dudas que este living emana un aire tranquilizador, no?

En la siguiente foto podemos ver una composición de colores y patrones es capaz de iluminar una habitación. La clásica combinación de blanco y negro encuentra su equilibrio en varios tonos de azul.

Modernidad y clasicismo. Los colores dominantes son sobrios, pero gracias a los tonos claros en  los sofás, cortinas y accesorios, se obtiene un equilibrio visual muy agradable.

La lámpara y la planta otorgan ese toque de luz y vitalidad a un espacio en apariencia, inerte.

Un apartamento en París vanguardista y rebosante de color

Géraldine Prieur es una de las decoradoras de interiores francesa más destacadas del momento. Y no es extraño, ya que posee la capacidad de transformar aquellos espacios que toca. Su estilo es personal, inconfundible, y hace gala de una modernidad poco común. Hoy te mostramos cómo es su apartamento en París. Quizá te guste o no, pero seguro que no te dejará indiferente.

apartamento en París

 

Si tuviésemos que definir brevemente cómo es la casa de la diseñadora de interiores francesa Géraldine Prieur, la palabra que yo escogería sería radical. Y es que es así como creo que fue concebido y creado este apartamento en París: haciendo un uso radical del color.

Y no solo del color. También de los muebles y complementos que decoran y le dan sentido al espacio. En muchos casos, son piezas que también han sido diseñadas por Prieur y que aportan modernidad a los ambientes.

Te presentamos una casa que rompe esquemas, que se sale totalmente de lo común y se aleja de los patrones habituales por los que se rige el interiorismo actual.

La originalidad de un apartamento en París


La decoración de la casa parisina de Géraldine Prieur es contemporánea y original, y se fundamenta en un uso peculiar del color. Ella utilizó uno o dos tonos para decorar cada estancia, y lo hizo de una manera total, diferente y sorprendente.

Además, todos los colores elegidos son intensos, casi chillones. No se optó por tonalidades matizadas del color, sino por las versiones más llamativas. Esta elección lo marca todo y define en gran medida cómo es el resto de la decoración.

 

Un guiño al pasado

Una de las características que definen este original apartamento en París son sus elementos arquitectónicos de estilo clásico. La casa se encuentra en un edificio antiguo y conserva los techos altos llenos de molduras decorativas, al igual que las paredes.

 

La decoradora respetó fielmente todos esos elementos constructivos propios del pasado. Así la casa muestra, además de las molduras de paredes y techos, señoriales chimeneas con embocadura de mármol y ventanas de estilo decimonónico.

Estos elementos conviven en armonía y sin el más mínimo problema con los esquemas de interiorismo vanguardistas de Prieur. Y también con el mobiliario especial de la diseñadora francesa.

 

El recibidor, toda una declaración de intenciones

La entrada a la casa es una habitación amplia y luminosa. Todas las paredes se pintaron de un atractivo azul Prusia, el mismo color elegido para la moqueta, para las cortinas y para el sofá, que hace gala de un original diseño con curvas.

Sobre ese telón de fondo azul, se exhiben muebles y piezas de arte contemporáneo, como el cuadro del fondo. Destacan las carpinterías, en especial las puertas con molduras y cristales decorados de estilo clásico.

El recibidor de este apartamento en París ya nos muestra lo que vamos a encontrar en el resto de la casa. Espacios coloristas y un tanto irreverentes, decorados con piezas vanguardistas muy originales, a veces extravagantes. Una casa especial, única.

 

El mobiliario, la estrella del salón

El amplio salón de la casa está pintado de un color rosado, tanto las paredes como la moqueta. Al fondo, una chimenea imponente y, sobre ella, un espejo de estilo clásico. Los muebles modernos y muy especiales son la nota que define realmente el interiorismo del salón. A la izquierda, destaca la estantería Up to you de color rojo, diseñada por Géraldine Prieur, que parece más una escultura que un mueble.

Asientos diferentes, formas clásicas que se mezclan con elementos de vanguardia, cuadros y esculturas contemporáneos marcan el estilo en el salón de este apartamento en París.

 

Un comedor en amarillo y azul

Esta combinación de colores fue la elegida por Géraldine Prieur para decorar el moderno comedor. A pesar de la indiscutible estilo de vanguardia que domina el espacio, también hay ciertas notas retro, como el estampado geométrico de la moqueta o el diseño de las sillas.

 

Las zonas privadas de la casa

Tanto en el dormitorio como en el original cuarto de baño continúa el derroche de color. Un verde malaquita, intenso y muy vivo, es el color que domina en estos dos ambientes. Esta en las paredes, en las cortinas y en el diseño de la moqueta. Incluso en la ropa de cama, combinado con azul.

Destacan el sillón y el reposapies con estructura de alambre, diseñados por Warren Platner en los años 60.


En el cuarto de baño, el verde malaquita reviste las paredes, la encimera y el resto de superficies. Para el techo se eligió un papel pintado creado por la diseñadora, con estampado de hojas en azul y verde.

Sea como sea, el apartamento en París de Géraldine Prieur nos muestra que otro tipo de decoración es posible. Que no todo es blanco, ni tiene por qué estar dominado por la calma y la serenidad. Que hay ambientes que no conocen los colores neutros y que rebosan potencia visual, y que el estilo nórdico es solo una opción pero hay otras muchas posibilidades decorativas.

¿Y vos qué opin{as? ¿Te ha gustado este apartamento en París? ¿Te inspirarías en él para decorar tu casa?

 

Fuente: Decoracion 2.0

Cerámica vintage, tendencias clave en interiorismo y decoración

Desde hace ya algunos años, la decoración vintage se mantiene como una de las tendencia más importantes en el mundo del interiorismo y la decoración. Dentro de este estilo de decoración, las colecciones de cerámicas que regresan al pasado añaden un toque diferenciador a las estancias, tanto si son empleadas en las paredes como en los suelos de las casas. Gracias a sus formas, colores, motivos y relieves, estas cerámicas nos traen la esencia de otra época.

En los últimos tiempos se ha incrementado el gusto por rescatar piezas antiguas con intenciones decorativas y compaginarlas con elementos modernos, encontrando así un equilibrio perfecto entre lo clásico y lo actual. Habitaciones, baños, cocinas, salones acogen a la perfección pavimentos y revestimientos cerámicos inspirados en las casas de nuestros antepasados.

 

Baños con diseños de otras épocas


Si nos centramos en los baños, los diseños clásicos adquieren un gran protagonismo. Estos se han convertido en estancias que cada vez son decoradas con mayor mimo. El creciente gusto por evocar estilos propios de otros tiempos está cada vez más asentado, también en la cerámica. Si nos fijamos en muchas de las colecciones recientes, nos podemos dar cuenta que estas recuperan motivos geométricos tradicionales como pueden ser toques florales y vegetales, y que están inspirados en los papeles pintados que se utilizaban al principio del siglo XX.

Cuentan con  diseños que hacen una clara alusión a la naturaleza, utilizando tonos monocromos rosas, grises o azules, pero siempre con un toque vintage. De forma habitual, se presentan en formato de azulejos de 10×10 cm. Gracias a esto, es posible crear composiciones en gamas de colores básicas y que utilizan el esmalte como arma de seducción.

 

Cocinas con aire retro

En este otro caso, las colecciones cerámicas incluyen entre sus diseños, revestimientos y pavimentos inspirados en los motivos de las baldosas hidráulicas. Lo podemos ver como un clásico de la decoración que aparece renovado, capaz de ajustarse a las últimas propuestas de interiorismo pero con todas las posibilidades de los materiales cerámicos. A la hora de utilizarlos, podemos colocar composiciones rítmicas o aleatorias, dándonos la opción de combinarlos con baldosas lisas, creando un ambiente retro pero con una estética contemporánea.

Las cocinas tampoco pierden la decoración con motivos vegetales. Los motivos se hacen más sutiles, suavizando la sensación del conjunto. Se presentan sobre bases de color que también nos evocan un soporte vegetal.

 

Un clásico por el que no pasa el tiempo

Las nuevas composiciones de baldosas basadas en el mix de diseños, da como resultado la versión moderna de una tendencia tradicional. Estas colecciones se encargan de seguir la tendencia de recuperación de recuerdos y las sensaciones de las casas antiguas pero desde un enfoque contemporáneo. El collage de diferentes motivos sirve de inspiración para decorar los suelos y las paredes de las estancias principales de la casa. Los más empleados suelen ser los geométricos, los arabescos y las flores. Admiten tanto el clásico ‘black & white’ como un universo multicolor con azules y verdes a la cabeza. Ante esta riqueza, lo ideal es combinar los pavimentos con mobiliario, carpintería y paredes lisas o en colores neutros para no recargar el ambiente.

Fuente: Nota de Prensa Ascer

Aprovecha la energía de los espejos en tu casa con ayuda del Feng Shui

Entérate cuál es la mejor manera de colocar los espejos en tu hogar para beneficiarte al máximo de su energía.

 

En el Feng Shui, los espejos no sirven solamente para reflejar imágenes. Si se los coloca en el lugar adecuado pueden ser muy útiles para duplicar la abundancia, la salud y la felicidad. ¿Quieres aprender a experimentar estos beneficios?

Es buena idea tener un espejo en tu vestíbulo, tras la entrada a tu hogar, pero ten mucho cuidado de no colocarlo justo enfrente de la puerta principal. Si lo haces, provocarás que la energía o el chi vuelva a salir, justo por donde está entrando.

Es mejor tener el espejo en la pared, junto al vestíbulo, para favorecer el flujo de energía y evitando que refleje la entrada. También es buena idea que sea de cuerpo completo.

Debes evitar que un espejo quede justo frente a una ventana o ventanal, como en este caso porque pasa lo mismo que uno frente a la entrada. Toda la energía que entra por ahí, se está reflejando y por ende regresando al exterior.

En general, no es buen visto que pongas un espejo en tu dormitorio, ya que no te ayudará a descansar bien. Sobre todo, evita que se encuentre en la misma pared en la que se apoya el respaldo de tu cama.

Tampoco pongas espejos enfrente de tu cama; el Feng Shui sostiene que esta disposición atraerá la aparición de terceros en tu relación.

No es recomendable tener un espejo en tu cuarto en donde se refleje tu cama. Y es que el espejo te regresa la energía del reflejo y es constante movimiento de energía, de un lado a otro, que provocará que no descanses bien o te levantes siempre agotado.

En el techo también es pésima idea. Muchos lo relacionan con aquellos que tienen un fetiche para observarse a la hora de hacer el amor, pero también estará reflejando y alterando la energía, al grado que puede afectar la relación con tu pareja.

Es buena idea tener un espejo en el vestidor, por ser un espacio cerrado y pequeño, pero con precaución de que no se refleje la puerta o también que se vea la ropa desarreglada o desordenada.

Tampoco debemos tener un espejo en el baño que dé directamente a la puerta, y es que enfrentado de esa manera, está duplicando la energía propia de ese ambiente. Es mejor que tu lavabo y su espejo estén a un costado.

Si no se pudo evitar que el espejo esté frente a la puerta del baño, entonces procura siempre tener cerrada la puerta, para que no salga esa energía del lugar. De hecho una de las recomendaciones generales del Feng Shui es nunca dejar todas las puertas abiertas dentro de tu hogar.

No se te ocurra poner un espejo en la cocina. El espejo representa agua, y «apagará» las llamas de lo que prepares, y además es señal de mal augurio para el Feng Shui. Si te aferras en tener un espejo ahí, es fundamental que no refleje alguna llama.

En un comedor, es bueno tener un espejo para reflejar la mesa puesta y todos los comensales invitados, para duplicar su bienestar y abundancia.

Un espejo también funciona muy bien en una sala, pero cuidando que no dé hacia una ventana. En sala y comedor, los espejos son excelentes para crear una sensación de mayor amplitud espacial, lo cual siempre aporta suerte.

No es nada aconsejable tener un espejo antiguo o que hayas hereado o comprado de otro lugar o persona, sobre todo si eran considerados tóxicos o malos. Algunas tradiciones dicen que un espejo puede captar o guardar información y por ende, transmitir toda esa mala vibra.

Nunca hay que poner espejos enfrentados, ni formando ángulo porque de esa manera se generan rebotes luminosos que provocan una circulación negativa y tóxica de energía.

Los espejos con bordes irregulares, o que terminan en puntas o flechas, emiten energía hostil y agresiva, como si emanaran efectos venenosos, así que aléjate de ellos.

Debe evitarse que un espejo refleje alguna imagen negativa, como suciedad, desorden, algún cuadro triste o violento, una figura agresiva, ya que estará aumentando y expandiendo esa mala vibra.

No es buena idea poner un espejo al final de una escalera, porque dificulta la permanencia de la energía y crea rebotes desfavorables.

Es bueno tener un espejo frente a símbolos valiosos, como una buena obra de arte, una fuente de agua, que simboliza el flujo de dinero.

De igual manera, asegúrate que un espejo jamás refleje alguna factura, o estado de cuenta, cuentas por pagar pendientes, ya que duplicará tus deudas y la fuga del dinero, de acuerdo al Feng Shui.

Es importante también que un espejo no corte al humano que refleje, ya que es mal augurio y podría atraer mala autoestima y karma feo. Lo ideal es colgar un espejo a unos 1.70 más o menos del piso.

Ten cuidado también con los espejos con múltiples formas, o que deformen la imagen que reflejan, como aquellos con aumento. Tampoco esferas de espejo porque todo tergiversa la energía que emanan.

En los pasillos largos, es bueno contar con un espejo para que la energía no se acelere. Colocando espejos en forma alternada en cada pared lateral, sin que se enfrenten, porque ya vimos que es terrible para el flujo energético.

Según el Feng Shui, todo espejo duplica lo que refleja. Por eso, ten en cuenta que, según este conocimiento milenario, un espejo nunca debe reflejar ventanas, puertas, camas, inodoros, cocinas encendidas, otros espejos, desorden o visitas desagradables.

 

Fotografías: Shutterstock

Fuente: Univision